UN ESPECTÁCULO EN EL QUE SEIS ARTISTAS DESAFÍAN LAS LEYES DE LA GRAVEDAD Y TRATAN DE MANTENER EL EQUILIBRIO SOBRE UNA PLATAFORMA SUSPENDIDA QUE CHOCA, RUEDA, SE TAMBALEA Y SE ELEVA.

En Celui qui tombe, Yoann Bourgeois realiza una auténtica ofrenda al desequilibrio. Surgiendo del telar del teatro, con un estruendo de crujidos, desciende inclinada una plataforma de madera clara, una imponente balsa suspendida. Así comienza Celui qui tombe. Con este impresionante dispositivo…

Celui qui tombe es una emocionante pieza en la que los cuerpos de los bailarines acróbatas se inclinan, trepan, se cuelgan y caen en una peligrosa danza de la supervivencia.

Las acciones se desarrollan en esa plataforma de madera de la que hablamos, un cuadrado móvil e inclinado en donde los personajes sufrirán los tormentos de una superficie inestable. La pequeña escena se convierte en un territorio hostil contra el cual deben luchar para mantener una apariencia de equilibrio.

Para este ingenioso espectáculo, Bourgeois desafía a los intérpretes (bailarines y artistas de circo) a cumplir con las exigencias físicas de su intrigante puesta en escena, con coreografías al ritmo de Beethoven y Frank Sinatra.

Busco un punto de suspensión, ese momento furtivo en el cual el objeto lanzado al aire por un malabarista alcanza su punto más alto, justo antes de empezar a caer. Mi pasión es la búsqueda de ese punto ideal, desligado del peso: el instante de todos los posibles, comenta Bourgeois.

Viernes 21 y sábado 22 de febrero de 2020
Teatro Central
Sevilla

Autor

Escribe un comentario

es_ESSpanish